fbpx

La Atención Plena en el Parlamento Británico (4)

Continuamos con esta cuarta entrada la publicación de la traducción del documento UK, MINDFUL NATION (Reino Unido, Nación Atenta), que el Grupo Parlamentario Multipartido sobre Mindfulness (GPMPM) presentó a mediados de octubre del 2015 al Parlamento británico.

Consideramos que este documento, las propuestas que contiene y el hecho mismo de haber sido elaborado por un Grupo Parlamentario con la intención de implementar medidas políticas que sostengan el uso de la atención plena, constituyen un hito histórico en la historia del mindfulness en Occidente y supondrá un precedente para otras naciones en el futuro inmediato.
Esta traducción está siendo posible gracias al esfuerzo desinteresado de algunos participantes en la Formación de Monitores de Atención Plena, según la metodología Mindfulness Basado en la Tradición Budista, creado por el maestro zen Dokushô Villalba y organizada por la Escuela de Atención Plena.

El editor

Capítulo 3: El papel de la atención plena en la educación.

Resumen

Existen tres retos fundamentales en materia de educación en los que la evidencia de la investigación en atención plena tiene incidencia. La primera es el logro académico y la mejora de resultados; la segunda es la cada vez mayor ansiedad en torno a la salud mental de los niños; la tercera, el creciente interés en conceptos como formación del carácter y resiliencia (que han sido identificados por todos los grandes partidos como prioritarios en la política), los cuales abarcan una serie de habilidades y capacidades no-académicas. Este último reto político ha surgido hace relativamente poco tiempo, a partir del interés en el aprendizaje emocional y social y en cómo fomentar el desarrollo y bienestar del niño. A modo de término paraguas, abarca un amplio abanico de virtudes morales y cívicas, además de características como la determinación y el valor, y atrae un  considerable entusiasmo por parte de padres, empleadores y escuelas. La secretaria de Estado para la Educación, Nicky Morgan, ha declarado su intención de convertir a la nación en un “líder global en la formación del carácter”[1]. La atención plena tiene mucho que contribuir a esta nueva y emergente agenda.

Las escuelas continúan respondiendo a dicho retos y  un creciente número de ellas recurre a la enseñanza en clase de la atención plena para los niños, logrando una serie de beneficios y popularidad tanto entre los niños como en el personal. La investigación es emergente, pero con evidencias[2] cada vez más prometedoras acerca de su potencial para encarar los tres retos de política antes señalados. Hay en estos momentos 50 estudios de investigación publicados, sin embargo, como suele suceder en un nuevo campo, muchos de los estudios realizados hasta hoy han sido relativamente pequeños y la mayoría sin un seguimiento a largo plazo. Además, existen importantes lagunas en la investigación, tales como ensayos controlados aleatorios de las intervenciones basadas en la atención plena (IBAP) con niños[3], y en la investigación sobre estrategias de prevención para combatir el aumento de la enfermedad mental entre los niños y adolescentes[4].

Mientras tanto, el nivel de enfermedades mentales en este grupo de edad es alarmante[5]: alrededor del 10%[6] de los niños experimentan problemas de salud mental entre los 5 y 16 años, aproximadamente tres niños en cada clase[7]. El número de jóvenes con depresión entre 15 y 16 años casi se duplicó entre 1980 y 2000[8]; y la proporción en el mismo grupo de edad con  algún desorden de conducta ascendió entre 1974 y 1999 a más del doble[9]. En 2014, en un escrito dirigido a la Comisión  parlamentaria de Salud, la Public Health England [Ministerio de Salud del Gobierno de Inglaterra] concluyó que el 30% de los adolescentes ingleses mostraban una mala salud mental [report sub-clinical mental health] [10]. Esto claramente afecta en sus logros académicos. Es también clave para los desafíos en salud mental que enfrenta la sociedad en general, en la medida en que más de la mitad de quienes experimentan la enfermedad mental en la niñez, lo sufren de nuevo como adultos[11]. Dada la magnitud de esta crisis de salud mental, existe una urgencia real para innovar con nuevos enfoques que cuenten con buenas evidencias preliminares. La atención plena cumple con este criterio y pensamos que hay suficiente evidencia sobre sus potenciales beneficios como para ampliar significativamente su disponibilidad en las escuelas.

La evidencia [12]

Muchos argumentan que los pre-requisito más importantes para el desarrollo infantil es el control ejecutivo (el manejo de procesos cognitivos como la memoria, la solución de problemas, el razonamiento y la planificación) y la regulación emocional (la habilidad para entender y gestionar las emociones, incluyendo especialmente el control de los impulsos). Estos importantes factores de la auto-regulación apuntalan el bienestar emocional, el aprendizaje efectivo y el logro académico. También predicen los ingresos, la salud y la criminalidad en la edad adulta[13].

El psicólogo estadounidense Daniel Goleman es un destacado exponente de la investigación[14] que muestra que esas capacidades son el mayor factor que determina los resultados en la vida. Contribuyen a la habilidad para enfrentar el estrés, concentrarse, y utilizar la meta-cognición (pensar acerca del pensar: una competencia crucial para el aprendizaje). También ayudan a la flexibilidad cognitiva que se requiere para la toma efectiva de decisiones y la creatividad.

Existe una evidencia prometedora sobre el hecho de que el entrenamiento en atención plena provoca una mejora en el control ejecutivo de los niños[15] y adolescentes[16] en concordancia con las evidencias en adultos. Lo que resulta de particular interés es que aquellos con más bajos niveles de control ejecutivo[17] y estabilidad emocional[18] son más propensos a obtener mayores beneficios del entrenamiento en la atención plena.  Los meta-análisis recientes de las IBM (intervenciones basadas en atención plena) con niños y adolescentes muestran mejoras en estrés, ansiedad, depresión, y regulación emocional y comportamental, con efectos más importantes en poblaciones clínicas que en poblaciones no clínicas[19].

Uno de los estudios más rigurosos[20] se centró en el impacto de un cuso de MBSR de ocho semanas (Reducción de Estrés Basada en Mindfulness) con 102 niños que contaban con una amplia gama de diagnósticos de salud mental, y mostraron una reducción significativa de síntomas de ansiedad, depresión y angustia. También mostraron un incremento de la autoestima y la calidad del sueño. En un seguimiento de tres meses, aquellos que practicaron más mostraron mejores calificaciones clínicas en ansiedad y depresión, en comparación con aquellos que no practicaron.

Debido a que el estrés crónico puede tener un impacto negativo en la maduración de las áreas del cerebro implicadas en el aprendizaje[21], las intervenciones para mejorar la función ejecutiva que también ayudan a reducir el estrés, tales como la atención plena, tienen más probabilidades de provocar mejoras académicas[22].De hecho, los estudios en atención plena con niños y adolescentes han demostrado tener beneficios en resultados cognitivos (por ejemplo, la atención) y académicos[23]. Ahora también existe buena evidencia del vínculo entre el logro y el aprendizaje social y emocional; una investigación reciente de carácter global encontró que los logros académicos de los niños que recibieron programas para la promoción de las competencias sociales y emocionales (incluyendo la atención plena) ascendieron alrededor de 10 puntos percentiles[24].  Más específicamente, una evaluación de un pequeño estudio de niños con dificultades de aprendizaje mostró significativas mejoras en el logro académico además de en las competencias sociales[25].

La fortaleza emocional, las habilidades para afrontar, la capacidad para lidiar con las dificultades y el talento para formar relaciones sociales constructivas son todos aspectos importantes del desarrollo exitoso de los niños y hay evidencias de que la atención plena contribuye a todos ellos.[26]  Estos efectos positivos son a menudo visibles tres años después de haber asistido a un curso y participaciones relativamente cortas producen resultados palpables.[27]

A parte de estudios sobre intervenciones específicas, existen evidencias de los beneficios de programas universales diseñados para apoyar el desarrollo de todos los niños. Un estudio piloto[28]  sobre un grupo anual de 137 estudiantes entre 17 y 19 años en los Estados Unidos muestra disminuciones en los niveles de cansancio y afectividad negativa (un término que cubre todo un abanico de emociones negativas como tristeza, miedo, nerviosismo, culpa, repulsión, ansiedad y enfado) e incrementa la calma, relajación, autoaceptación y regulación emocional. En cierto número de otros estudios, intervenciones de atención plena de cinco minutos demostraron tener un impacto medible en la felicidad de los jóvenes, su calma, relajación y bienestar general.[29] Ha habido cierto número de estudios piloto en el Reino Unido con resultados similares; en uno con 622 estudiantes de 12 escuelas de secundaria usaron un programa de atención plena llamado “.b” (dicho “punto b”), los estudiantes notificaron menos síntomas depresivos, menos estrés y mayor bienestar durante el seguimiento.[30] Un estudio recién completado con estudiantes de bachillerato ha descubierto una capacidad  incrementada en ignorar los estímulos distractores e irrelevantes (parte del control ejecutivo) y una metacognición mejorada,[31] y otro pequeño estudio informa de mejoras en el rendimiento académico de estudiantes de bachillerato.[32] En el contexto de la escuela primaria, las evidencias iniciales muestran descensos en la afectividad negativa y mejoras en la metacognición de los estudiantes.[33]

Lo que puede demostrar ser de especial interés es el impacto de la atención plena sobre los comportamientos difíciles, con mejoras para aquellos con Desorden por Hiperactividad y Déficit de Atención, así como descensos en la impulsividad, agresión y comportamientos hostiles.[34]  Esto es consistente con el impacto beneficioso de la atención plena en la autorregulación, ayudando a controlar los impulsos, posponer la gratificación y vigilar la atención.[35]

Crianza consciente

Está aumentando el número de evidencias que apuntan a que extender la influencia de la atención plena a las familias puede ayudar tanto a los padres como a los hijos. Los programas de maternidad consciente están enfocados a padres de familias socioeconómicamente desfavorecidas (que están en mayor riesgo de estrés) y pueden reducir los comportamientos destructivos de los padres[36] , aumentar su habilidad para desidentificarse de estímulos cargados emocionalmente[37], reducir el estrés de los padres y mejorar su rango emocional[38] y mejorar el comportamiento de los niños.[39]

Implementación

Los Estados Unidos han encabezado la iniciativa de cómo introducir la atención plena en las escuelas con hasta 46 variaciones de programas para colegios en el recuento más reciente.[40]

Abarcan desde prácticas cortas enseñadas por cualquier profesor (por ejemplo el programa de Exploración Interior[41]) a intervenciones basadas en un curriculum  de lecciones (como es Aprendiendo a Respirar[42]) hasta alcanzar programas que trabajan con adultos de la comunidad educativa como el personal y los padres (por ejemplo, Escuelas Conscientes[43]) y programas que pretenden ser transformativos personal y socialmente mediante el desarrollo de valores éticos (por ejemplo Escuelas Despiertas[44]) Existe una considerable investigación y un vivo debate en los Estados Unidos y en el Reino Unido acerca de los formatos apropiados, metodología didáctica y prácticas para niños.

Estimamos que alrededor de 2000 personas en el Reino Unido han sido formadas para enseñar programas basados en atención plena a jóvenes bajo la tutela de las principales organizaciones británicas. Entre éstas están Mente con Corazón[45], Mindfulness Joven[46] y Proyecto de Mindfulness en las Escuelas (MiSP)[47].

El MiSP está asesorado por personal de tres universidades y el curriculum que ha desarrollado ha sido adoptado por varios países y traducido a 10 idiomas. MiSP está proporcionando actualmente 46 cursos de formación del profesorado anualmente en respuesta a la creciente demanda[48], y desde 2011 ha formado a 1670 profesores en su plan de estudios para secundaria y 391 para el de primaria. Todos los potenciales profesores de los programas del MiSP deben haber completado un programa estándar de 8 semanas del MBCT/MBSR.[49]

Hay consenso en que el éxito de un programa en un escuela depende en gran medida de  la calidad de la experiencia de la propia práctica meditativa del profesor[50], y que esto puede necesitar varios años de compromiso con una práctica  personal continuada mucho más allá de un entrenamiento formal. La calidad también se ve influida por cómo se implementa: un empeño aislado de un profesor con una sola clase es menos efectivo que un enfoque que abarque a toda la comunidad escolar incluyendo a los padres y personal a participar en el programa. Existen programas de investigación que están actualmente evaluando estos supuestos y el mejor modo de formar a los docentes.

El programa “.b” desarrollado por el MiSP[51] se enseña en 10 clases de 40’ del PSHE (educación personal sociosanitaria y económica) normalmente durante los cursos 9 y 10 [entre los 13 y los 15 años]. Se espera de los chicos que practiquen en casa, hasta alcanzar progresivamente los 15’ diarios; se ha encontrado una relación directa entre la cantidad de práctica en casa que hace un niño y el incremento de su bienestar[52]. Sin embargo hay evidencias puntuales de que hacen solo una pequeña parte de la práctica casera, y es necesario desarrollar algún tipo de recursos online para alumnos padres y profesores para ayudar a la práctica diaria.

El programa basado en la atención plena de MiSP “Paws b” para alumnos de primaria se distribuye a lo largo de 12 sesiones de media hora o 6 de una hora con prácticas informales incorporadas en otras asignaturas (por ejemplo, movimiento consciente, inglés consciente, etc). No hay exigencia de práctica en casa y no se ha encontrado relación hasta el momento entre la cantidad de práctica fuera de la escuela y mejoras en el bienestar[53]. Se ha notificado el gran interés de los alumnos por las sesiones abiertas durante el horario de comida del programa Paws b en las escuelas de primaria.

Uno de los proyectos más desarrollados es Consorcio Educativo por un Futuro Brillante[54], un consorcio multiacadémico de 10 escuelas ubicadas en el noroeste de Inglaterra. De allí, 10 miembros del personal fueron formados inicialmente para la enseñanza de la atención plena y a cambio impartieron programas MiSP a 300 miembros del personal y 3000 estudiantes (60% del total) en todo el conglomerado de colegios. Los profesores formados en MiSP adiestran a otros profesores que lo introducen en el aula en un modelo en cascada. Este enfoque asegura que la atención plena se integra de forma apropiada y enriquece los valores de la escuela al completo.[55]  Los programas se ofrecen a los profesores para su propio bienestar más que como otra demanda más de su tiempo. Futuro Brillante está impartiendo actualmente formación al profesorado en todo el Noroeste, un papel que podría ser ampliado para ser un nodo que apoye la atención plena en otros colegios.

En otro programa de investigación de la universidad de Bangor, más de 40 profesores de primaria fueron formados inicialmente en el curso “Fundamentos .b” (diseñado para entrenar a profesores y resto de personal para su bienestar propio) y seis meses más tarde, formados para enseñar la atención plena de forma apropiada a la edad de sus alumnos. A través de este trabajo de investigación más de 300 alumnos de primaria y 180 de bachillerato superior recibieron instrucción en atención plena. Los hallazgos iniciales apuntan a que este modelo de enseñanza es factible y produce resultados beneficiosos tanto a los profesores como a los alumnos. Los estudios informan de incrementos en el bienestar de los profesores[56], descensos en la emocionalidad negativa y mejoras en la metacognición tanto en los estudiantes de primaria[57] como de bachillerato[58].

Uno de los programas que más tiempo en activo permanecen ha sido la introducción de las “quietudes cotidianas” por parte del Dr. Anthony Seldon[59] durante su dirección de la Escuela Wellington. También ha sido un defensor entusiasta en los medios nacionales de las prácticas contemplativas (como la atención plena) en la educación.

Recomendaciones educativas:
 
Recomendamos que:
  1. El Departamento de Educación (DfE) debería designar, como primer paso, tres escuelas de enseñanza [60] como pioneras en la enseñanza de la atención plena, coordinar y desarrollar innovación, probar modelos replicables y escalables y difundir las mejores prácticas.
  2. Dado el interés del DfE en el carácter y la resiliencia (como se demuestra por programa de becas de Educación del Carácter y sus Premios al Carácter) proponemos un Fondo Desafío equiparable de un millón de libras esterlinas anuales con los que los colegios puedan costear la formación del profesorado en atención plena.
  3. El DfE y el Departamento de Salud (DOH) deben incentivar que cada escuela identifique un representante en los colegios y servicios locales que coordine las respuestas a asuntos de bienestar y salud mental de los niños y jóvenes[61]. Cualquier formación conjunta para esos profesionales responsables debería incluir un entrenamiento básico en intervenciones basadas en atención plena.
  4. El DfE debe trabajar con organizaciones de voluntarios y proveedores privados para financiar un programa abierto y gratuito accesible online enfocado a apoyar en el desarrollo de las habilidades básicas en atención plena a los jóvenes y a aquellos que trabajan con ellos[62].
Estudio de caso:
Anaya Ali, 14, UCL Academy School (Camden, Londres)
 

Empecé con la atención plena cuando tenía 12 años, y no creí que me beneficiaría tanto como me decían. Pero las lecciones siempre se asentaban en mi cabeza y me hacían sentirme mejor. Una vez que comprendí la atención plena me acostumbré a practicarla en casa mucho más a menudo. El motivo fundamental por el que la atención plena es muy importante para mí ahora es porque tengo momentos en los que me puedo estresar con facilidad o pensar demasiado en las cosas. Voy a mi habitación, me siento allí y me recuerdo lo que me diría mi profesor: “concéntrate en la respiración y presta atención  a lo que está sucediendo en ese momento” Y cuando abro los ojos, de alguna forma todo parece haberse arreglado y puesto en su sitio.

Me dicen cosas como “ve y repasa, eso te aclarará” o “haz los deberes”, pero nada me va tan bien como la atención plena. Da a la gente la posibilidad de mirar todo con una perspectiva mejor. Personalmente, recomendaría la atención plena a cualquiera que le cueste enfrentarse con las pequeñas cosas que nos van surgiendo. No solo se calmará si practica la atención plena, sino que disminuirá el estrés extra que estará creando.

 

Estudio de caso:
Yogesh Patel, 46, enseña física en Urmston Grammar, Manchester
 
Siempre he intentado agradar a los demás, y mi perfeccionismo iba de la mano de mis sentimientos de fracaso. Para mí lo normal era estar en un estado de desasosiego, me había convencido a mí mismo de que eso me hacía mejor persona, pero no estaba siendo amable conmigo mismo y eso afectaba a mi enseñanza.

Hace poco, la Academia pidió que alguien acudiera a un curso de ocho semanas de atención plena en un colegio cercano. Después de cada sesión corría de vuelta a contarle a mi compañera lo que había aprendido. Normalmente en la enseñanza se nos pide que nos involucremos en un montón de iniciativas, pero en este curso se nos pedía que hiciéramos menos, y hacerlo conscientemente. Me confirmó que eso no puedes hacerlo mal, y que con la práctica no haces más que hacerlo mejor.

El curso sugería que los alumnos, además, podían beneficiarse de simplemente sentarse, calmadamente y concentrándose en su respiración. Cuando lo probé por primera vez con mi clase, me dijeron que parecía algo muy raro y “que si intentaba lavarles el cerebro” Pero lo disfrutaron y a menudo me pidieron más.

Desde el curso, me siento más en paz, menos agitado y más capaz de gestionar y responder a demandas externas. La atención plena me ayuda a abordar las tareas con calma, priorizarlas y acabarlas con mayor concentración. Estoy más dispuesto a aceptar resultados que no me gustan y reconocer cuando soy incapaz. Intento tomarme mi tiempo con las cosas: caminar más lentamente y no tener conversaciones apresuradas. Tanto si me estoy cepillando los dientes como planificando mi trabajo, pongo toda mi energía en ese momento. Ese instante capta toda mi atención y yo intento apreciar toda su riqueza.

Mindful Nation UK, Capítulo 3.

Traducción de Joseba Azkárraga y Hugo Martínez,  para este blog.

[1] Discurso realizado por la secretaria de Educación, Nicky Morgan, el 16 de diciembre de 2014.
[2] La más reciente revisión sistemática de las intervenciones basadas en la atención plena en la escuela incluyen 28 estudios (10 de ellos ensayos controlados aleatorios). Véase Felver JC, Celis-de Hoyos CE, Tezanos K, Singh NN. A systematic review of Mindfulness-Based Interventions for youth in scholl settings. Mindfulness. 2015:6;1-12. DOI:10.1007/s12671-015-0389-4. Véase también Ware K. Developing mindfulness with children and young people: a review of the evidence an policy context. Journal of Children’s Services. 2013;8(2):141–153.
[3] Dr. Heemla Shukla, asesora del Mindfulness Clinical Network (Salud Pública de Inglaterra) realizó esta observación en sus comentarios en la audiencia parlamentaria del GPMM (Grupo Parlamentario Multipartido sobre Mindfulness) el 19 de noviembre de 2014.
[4] Mientras se escribía este informe, la Wellcome Trust ha financiado un programa de trabajo a gran escala en el Reino Unido liderado por la Universidad de Oxford, con el objeto de examinar cómo la atención plena incide en los jóvenes en varios niveles, cómo mejorar la formación de los profesores para la enseñanza de la atención plena en lasescuelas, y la realización de un gran ensayo aleatorizado controlado con un seguimiento de largo plazo para establecer la eficacia y la rentabilidad. Pasarán varios años antes de que se produzcan resultados.
[5] Chris Ruane, ex diputado laborista, habló sobre ese aspecto en la audiencia parlamentaria del GPMM en 19 de noviembre 2014.
[6] Paul Burstow, ex diputado liberal demócrata y presidente de Salud Mental del grupo parlamentario multipartito, habló sobre esta cuestión en la audiencia parlamentaria del GPMM el 19 de noviembre de 2014 pidió una mayor prioridad política para las políticas de salud mental que ayudan a las personas a prosperar.
[7] Green H, McGinnity A, Meltzer H, Ford T, Goodman R. Mental health of children and young people in Great Britain, 2004. London: Palgrave Macmillan on behalf of HMSO; 2005.
[8] Nuffield Foundation. Social trends and mental health: Introducing the main findings. London: Nuffield Foundation; 2013.
[9] Collishaw S, Maughan B, Goodman R, Pickles A. Time trends in adolescent mental health. Journal of Child Psychology and Psychiatry. 2004;45:8:1350–1362.
[10] De acuerdo a la Comisión de Salud de niños y adolescents de la Cámara de los Comunes y al tercer informe de la sesión 2014-15 de la CAMHS: “El 30% de los adolescentes ingleses mostraba un bienestar emocional considerado como salud mental de “bajo grado” o pobre (sub-clínico), es decir que con regularidad (al menos una vez a la semana) se sentían desanimados, tristes o deprimidos.” [citado el 28 de octubre de 2014]. Disponible en: http://www.publications.parliament.uk/pa/cm201415/cmselect/cmhealth/342/342.pdf.
[11] Kim-Cohen J, Caspi, A, Moffitt TE, Harrington H, Milne BJ, Poulton R. Prior juvenile diagnoses in adults with mental disorder: Developmental follow-back of a prospective-longitudinal cohort Archives of General Psychiatry. 2003;60:709–717. Kessler RC, Berglund P, Demler O, Jin R, Merikangas KR, Walters EE. Lifetime prevalence and age-of-onset distributions of DSM-IV disorders in the National Comorbidity Survey Replication. Archives of General Psychiatry. 2005;62:593–602.
[12] La profesora Katherine Weare presentó una visión general de las evidencias, en la audiencia parlamentaria del MAPPG el 19 de noviembre de 2014.
[13] Moffitt TE, Arseneault L, Belsky D, Dickson N, Hancox R J, Harrington H, et al. A gradient of childhood self-control predicts health, wealth, and public safety. Proceedings of the National Academy of Sciences. 2011;108(7);2693-2698.
[14] Goleman D. Focus: the hidden driver of excellence. New York: HarperCollins USA; 2013.
[15] Diamond A, Lee K. Interventions shown to aid executive function development in children 4 to 12 years old. Science. 2011;333(6045):959-964.
[16] Sanger KL, Dorjee D. Mindfulness training for adolescents: A neurodevelopmental perspective on investigating modification in attention and emotion regulation using event-related brain potentials. Cognitive, Affective, & Behavioral Neuroscience. 2015;1-16.
[17] Flook L, Smalley SL, Kitil MJ, Galla BM, Kaiser-Greenland S, Locke J, et al. Effects of mindful awareness practices on executive functions in elementary school children. Journal of Applied School Psychology. 2010;26(1):70-95.
[18] Huppert FA, Johnson DM. A controlled trial of mindfulness training in schools: The importance of practice for an impact on wellbeing. The Journal of Positive Psychology. 2010; 5(4):264-274.
[19] Zoogman S, Goldberg SB, Hoyt WT, Miller L. Mindfulness interventions with youth: A meta-analysis. Mindfulness.2014;1-13.
[20] Biegel GM, Brown KW, Shapiro SL, Schubert CM. Mindfulness-Based Stress Reduction for the treatment of adolescent psychiatric outpatients: A randomized clinical trial. Journal of Consulting and Clinical Psychology. 2009;77:855–866.
[21] Shonkoff JP, Garner AS, Siegel BS, Dobbins MI, Earls MF, McGuinn, L, et al. The lifelong effects of early childhood adversity and toxic stress. Pediatrics. 2012;129(1):e232-e246.
[22] Posner MI, Rothbart MK, Tang Y. Developing self-regulation in early childhood. Trends in Neuroscience and Education. 2013;2(3):107-110.
[23] Zenner C, Herrnleben-Kurz S, Walach H. Mindfulness-Based Interventions in schools—a systematic review and meta-analysis. Frontiers in psychology. 2014;5:603.
[24] Durlak JA, Weissberg RP, Dymnicki AB, Taylor RD, Schellinger KB. The impact of enhancing students’ social and emotional learning: A meta-analysis of school-based universal interventions. Child Development. 2011;82(1):405–432.
[25] Beauchemin J, Hutchins TL, Patterson F. Mindfulness meditation may lessen anxiety, promote social skills, and improve academic performance among adolescents with learning disabilities. Complementary Health Practice Review. 2008;13(1):34–45.
[26] Layard R, Hagall A. Healthy Young minds: Transforming the mental health of children. London: Report of the World Innovation Summit in Health (WISH) Mental Health and Wellbeing in Children Forum; 2015,
[27] Weare K Developing mindfulness with children and Young people: A review of the evidence and policy context. Journal of Children’s Services. 2013;8(2); 148.
[28] Broderick PC, Metz S. Learning to BREATHE: A pilot trial of a mindfulness curriculum for adolescents. Advances in School of Children’s Services. 2009;2;35-46.
[29] Los ejemplos incluyen: Huppert FA, Johnson DM. A controlled ttrial of mindfulness training in schools: The importance of practice for an impacto on wellbeing. Journal of Positive Psychology. 2010;5(4):264-274. Van de Weijer-Bergsma E, Formsma AR, de Bruin EI, Bögels SM. The effectiveness of mindfulness training on behavioral problems and attentional functioning in adolescents with ADHD: Journal of child and family studies. 2012;21(5):775-787. Wisner BL, Jones B. Gwin D. School-based meditation practices for adolescents: A resource for strengthening self-regulation, emotional oping, and self-esteem. Children and Schools. 2010;32:3.
[30] Kuyken W, Weare K, Ukoumunne OC, Vicary R, Motton N, Burnett R, et al. Effectiveness of the Mindfulness in Schools Programme: non-randomised controlled feasibility study. The British Journal of Psychiatry. 2013;203(2):126-131. Also see Huppert FA, Johnson DM. A controlled trial of mindfulness training in schools: The importance of practice for an impact on wellbeing. The Journal of Positive Psychology. 2010;5(4):264-274.
[31] Sanger KL, Dorjee D. Mindfulness training with adolescents enhances metacognition and the inhibition of irrelevant stimuli: Evidence from event-related brain potentials. Developmental Cognitive Neuroscience (in review).
[32] Bennett K, Dorjee D. The Impact of a Mindfulness-Based Stress Reduction Course (MBSR) on Wellbeing and Academic Attainment of Sixth-form Students. Mindfulness (in press).
[33] Vickery CE, Dorjee D. Mindfulness training in primary schools decreases negative affectivity and increases meta-cognition in children. Frontiers in Psychology (in review).
[34] Zylowska L, Ackerman DL, Yang MH, Futrell JL, Horton NL, Hale TS, et al. Mindfulness meditation training in adults and adolescents with ADHD: A feasibility study. Journal of Attention Disorders. 2008;11(6):737–746. Also Bogels S, Hoogstad B, van Dun L, de Schutter S, Restifo K. Mindfulness training for adolescents with externalizing disorders and their parents. Behavioural and Cognitive Psychotherapy. 2008;36(2):193–209.
[35] Hölzel BK, Carmody J, Vangel M, Congleton C, Yerramsetti SM, Gard T, Lazar SW. Mindfulness practice leads to increases in regional brain gray matter density. Psychiatry Res. 2011;191(1):36-43.
[36] Dumas JE. Mindfulness-based parent training: Strategies to lessen the grip of automaticity in families with disruptive children. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology. 2005;34(4):779-791.
[37] Coatsworth JD, Duncan LG, Greenberg MT, Nix RL. Changing parent’s mindfulness, child management skills and relationship quality with their youth: Results from a randomized pilot intervention trial. Journal of Child and Family Studies. 2010;19(2):203-217.
[38] B.gels SM, Lehtonen A, Restifo K. Mindful parenting in mental health care, Mindfulness. 2010;1(2): 107-120.
[39] Singh NN, Singh AN, Lancioni GE, Singh J, Winton AS, Adkins AD. Mindfulness training for parents and their children with ADHD increases the children’s compliance. Journal of Child and Family Studies. 2010;19(2):157-166.
[40] Garrison Institute Database [Internet]. http://www.garrisoninstitute.org/contemplative-educationprogram-database
[41] Inner Explorer [Internet]. https://www.innerexplore
[42] Learning to Breathe [Internet]. http://learning2breathe.org/
[43] Mindful Schools [Internet]. http://www.mindfulschools.org/ and Weare K. Innovative Contemplative/ mindfulness-based approaches to mental health in schools. In: Kutcher S, Wei Y, Weist M, editors. School mental health: Global challenges and opportunities. Cambridge: Cambridge University Press; 2015. Chapter 21
[44] Wake Up School [Internet]. http://wakeupschools.org/
[45] Mind with Heart [Internet]. http://mindwithheart.org/en/
[46] YouthMindfulness [Internet]. http://youthmindfulness.co.uk/
[47] Mindfulness in Schools Project (MiSP) [Internet]. http://mindfulnessinschools.org/
[48] Los cursos oscilan entre los 20 y 40 participantes en los que duran 3 o 4 días, costando 600-700 libras esterlinas por persona (850 a 1000 euros).
[49] Hasta la fecha esto ha sido un desembolso por cuenta propia aparte. Los cursos privados  habitualmente cuestan entre 200 y 300 libras esterlinas (285 a 425 euros).
[50] Es importante recalcar que la mayoría de la investigación ha sido en programas impartidos por monitores externos, y solo unos pocos estudios evaluaron el impacto de programas impartidos por los propios profesores de los niños.
[51] Evidencia presentada en audiencia parlamentaria del MAPPG el 19 de Noviembre de 2014 por Richard Burnett, cofundador del MISP.
[52] Huppert FA, and Johnson DM. A controlled trial of mindfulness training in schools: The importance of practice for an impact on wellbeing. The Journal of Positive Psychology, 2010; 5(4);264-274.
[53] Vickery CE, Dorjee D. Mindfulness training in primary schools decreases negative affectivity and increases meta-cognition in children. Frontiers in Psychology (in review). Also: Thomas GL. Evaluating the impact of the Paws b mindfulness programme on mainstream Primary School-aged pupils’ suppressing and sustaining attention skills, and their academic proxy measures. University of Manchester Thesis for the degree of Doctorate in Educational and Child Psychology in the School of Environment, Education and Development. 2015.
[54] Evidencia presentada en audiencia parlamentaria del MAPPG el 19 de Noviembre de 2014 por Amanda Balley, entonces director ejecutivo de Bright Future Educational Trust, actualmente director de formación de liderazgo en la enseñanza en el norte.
[55] Kuyken W, Weare K, Ukoumunne O, Lewis R, Motton N, Burnett R, Cullen C, Hennelly S and Huppert F. Effectiveness of the .b mindfulness in schools program: A non-randomized controlled feasibility study. British Journal of Psychiatry. 2013;203(2):126-131.DOI: 10.1192/bjp.bp.113.126649. Also: Beshai S, McAlpine L, Weare K, Kuyken W (in review). A non-randomised feasibility trial assessing the efficacy of the .b Foundation course: Mindfulness-based intervention for teachers to reduce stress and improve wellbeing. September 2014. Accepted for publication in Mindfulness.
[56] Dorjee D, Sanger KL, Silverton S. Mindfulness training enhances well-being and general health of school teachers: Implications for implementation of mindfulness in school settings (in review).
[57] VickeryCE, Dorjee D. Mindfulness training in primary schools decreases negative affectivity and increases meta-cognition in children. Frontiers in Psychology (in review).
[58] Sanger KL, Dorjee D. Mindfulness training with adolescents enhances metacognition and the inhibition of irrelevant stimuli: Evidence from event-related brain potentials. Developmental Cognitive Neuroscience (in review).
[59] Evidencia presentada por el Dr. Seldon en la audiencia parliamentaria del MAPPG el 19 de Noviembre de 2014.
[60] “Las escuelas de enseñanza son colegios sobresalientes que trabajan con otras para proporcionar formación de alta calidad y el desarrollo de nuevo personal educativo experimentado. Son parte del plan del gobierno para otorgar a los colegios de un papel central en la mejora del nivel medio” Departamento de Educación (internet) disponible en www.gov.uk. Los colegios puede solicitar este distintivo y el objetivo del gobierno es tener funcionando 600 para 2016.
[61] Department of Health Report. Future in mind: Promoting, protecting and improving our children and young people’s mental health and wellbeing. 2015; NHS England Publication Gateway Ref. No 02939.
[62] Las estimaciones de presupuesto varían entre 50000 y 200000 libras esterlinas (71000 a 284000 euros) dependiendo de las características, la cifra superior se ajusta a algunos productos comerciales online de mindfulness para personas adultas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + cuatro =