fbpx

La práctica en la Plena Presencia en la Vida y en el momento de la Muerte

Descarga el folleto informativo
 Retiro de Enseñanza y Práctica
 impartido por Lama Denys Rinpoché
 (9 – 11 noviembre 2018)

Organiza: Comunidad Budista Soto Zen

Colabora: Fundación Vivir un Buen Morir

Hay cuatro tipos principales de sufrimiento en nuestra vida: nacimiento, enfermedad, vejez y muerte.

Para aquellos que ya somos adultos, el sufrimiento del nacimiento ha terminado. Para aliviar o sanar el sufrimiento por enfermedad, hay muchos tipos de ayuda (nuestra familia y parientes, amigos y comunidad) y diferentes tratamientos médicos. Con respecto al sufrimiento de la vejez, no importa qué tipo de tratamiento le hagamos a nuestro cuerpo, vamos a envejecer cada segundo, cada hora y cada día. No podemos volver atrás y volvernos más jóvenes.

La muerte es nuestro mayor sufrimiento, y nuestro mayor error es no pensar en ella. Nuestros familiares, parientes y amigos no pueden unirse a nosotros en el momento defnitivo de nuestra partida. Estamos solos con los resultados de las buenas acciones positivas o negativas que hicimos en nuestra vida. Estos resultados son todo lo que tenemos con nosotros, y es nuestra autoprotección.

La práctica de Phowa y de la Plena Presencia en el momento de la muerte es la mejor autoprotección. Es la mejor manera de liberarse del sufrimiento de la muerte y experimentar la Tierra Pura de Buda Amitabha.

Lama Denys Rinpoche

Es un detentor de las enseñanzas de Buda en la tradición de Mahamudra y Dzogchen. Ha desarrollado durante muchos años un método contemporáneo de transmisión de la plena presencia, la experiencia que se encuentra en el corazón de todas las enseñanzas del Buda.

Durante este fn de semana de seminario-retiro, Rinpoche nos presentará la práctica de la plena presencia en la vida y en el momento de la muerte. Desarrollará particularmente las enseñanzas del momento de la muerte y sus prácticas de liberación según la tradición Phowa y el camino universal.

Estas enseñanzas abiertas a todos, transmitidas en un entorno secular, son útiles e importantes: para todos, para acompañar a los seres queridos en el momento de la muerte y para los acompañantes en el proceso de final de la vida.