fbpx

Los colegios se apuntan a la atención plena

Cierra tus ojos y respira: los colegios se apuntan a la atención plena (mindfulness)

Más de 4000 profesores ya están cualificados en la práctica de la de meditación para combatir el estrés de los alumnos.

Niños en la escuela primaria de orientación budista Dharma en Brighton, en una clase de atención plena (mindfulness). Foto: guardería de la escuela Dharma.
Niños en la escuela primaria de orientación budista Dharma en Brighton, en una clase de atención plena (mindfulness). Foto: guardería de la escuela Dharma.

Es miércoles por la mañana y los niños desde 5 años en la escuela primaria San Juan Baptista en Brighton están hablando ruidosamente en sus pupitres. Suena una campanilla y la charla se detiene. Treinta niños cierran los ojos y ponen una mano sobre el pecho, inspirando y espirando calmadamente. Ahora parece como si estuvieran hipnotizados.

“Si vuestra mente se dispersa, tomad conciencia de adónde va”, les dice Kerstin Andlaw, con una voz suave. “Y entonces traed vuestra atención de vuelta a la respiración”.

Los alumnos están practicando atención plena (mindfulness), una práctica que les ayuda a detenerse, relajarse y “ser”. Clases como ésta solían estar reservadas a escuelas independientes, pero este año más colegios públicos que privados se han apuntado a clases de atención plena, tanto de primaria como de secundaria. De acuerdo al proyecto Atención Plena en las Escuelas [i] hay 1350 profesores que están siendo entrenados este año en esta técnica, el doble que el año pasado y al alza desde los 90 de 2011. A nivel nacional, hay más de 4000 que ya están cualificados.

“¿Adónde va tu mente?” pregunta Andlaw. Angel estaba pensando que su madre va ese día al hospital a operarse. José está deseando que llegue la fiesta de cumpleaños de su hermana el fin de semana. La mente de Daniel está en el almuerzo.

“¿Podíais dejar ir esos pensamientos y volver a vuestra respiración?” pregunta la profesora. Todos ellos asienten con seguridad.

Todas las clases incluyen ejercicios respiratorios, diálogos sobre meditación y estiramientos sencillos. “Es una práctica para ayudar a los niños a auto-regularse, a calmarse o a que ellos mismos se animen si se encuentran bajos”, dice Andlaw. Actualmente en Estados Unidos, algunos institutos problemáticos  hacen que los alumnos mediten en vez de castigarles. Ha habido un gran descenso en las agresiones en el recreo, a la vez que una mejora en los resultados académicos, pero Richard Burnett, cofundador del proyecto en el Reino Unido, es crítico con el modelo americano, donde se usa especialmente la atención plena (mindfulness) para “corregir” el mal comportamiento, frente a que sea una práctica con valor propio. “Si lo usas de ese modo estás alimentando precisamente la cultura del logro que está poniendo tanta presión en los niños”, asegura.

Sin embargo, pocos dudan de que el estrés es uno de los mayores problemas de salud mental en el mundo hiperconectado de hoy, y los niños –y los adolescentes en especial- son vulnerables. ¿Hace esto más relevante a la atención plena en los colegios? El Dr. Richard Graham, psiquiatra especialista en el hospital Nightingale de Londres, así lo cree. Ha visto durante este año un aumento en el número de adolescentes necesitados de tratamiento por adicción a las tecnologías, especialmente las aplicaciones móviles de juegos.

Alumno de la guardería Dharma con una campana de meditación. Foto: guardería Dharma
Alumno de la guardería Dharma con una campana de meditación. Foto: guardería Dharma

“La gente joven vive en un mundo con muchas distracciones, donde el miedo a perderse algo se ha vuelto la norma. Están luchando con la multitarea”, advierte.

Graham cree que la atención plena tiene un lugar importante en los colegios porque en su raíz está el aumento del bienestar y el autocuidado.

La industria de la atención plena espera que los hallazgos de un nuevo proyecto de investigación del Centro de Atención Plena de Oxford [ii] acalle a todos los detractores. Este estudio evaluará los beneficios en salud mental de la atención plena en 6000 niños a lo largo de los próximos 6 años.

“De ningún modo probará ser la solución mágica para la ansiedad de los niños. Pero nos dirá qué está funcionando, y qué no”, dice Burnett. El gobierno británico tiene también puestos los ojos en este estudio. Hasta ahora, si las escuelas quieren incluir la atención plena en su currículum, tienen que financiárselo ellas mismas.

El problema con esto, dice Jamie Bristow, director de la Iniciativa Mindfulness [iii], una organización de investigación y políticas públicas, es que las escuelas más pobres suelen quedar excluidas. “Aquellas escuelas que son las que más problemas tienen con el comportamiento y altos niveles de estrés y absentismo escolar son las que más se beneficiarían de esto, pero son las que probablemente menos lo harán porque no tienen dinero”.

Carmel Hughes, director de la San Juan Bautista, introdujo la atención plena tras haber conocido los resultados positivos por otros directores. Su escuela está lejos de ser boyante, pero Hughes cree que 1600 libras esterlinas [1800€] por un curso de 16 semanas es dinero bien empleado.

“Los niños están esperando por ello porque es diferente. Es una clase donde se les anima a pensar por sí mismos”, explica.

Al final de la clase de 15 minutos, los niños de 5 años vuelven a charlar en sus pupitres mientras el profesor prepara la siguiente lección. Aprovecho la  oportunidad para preguntar a Reece, de 9 años, qué opina de la atención plena. Lo piensa por un momento y después se me acerca en confianza. “Me gusta la respiración consciente”, susurra. “Me ayuda a volverme a dormir si he tenido un mal sueño”.

 

Artículo publicado originalmente en el periódico británico The Guardian el 23 de octubre de 2016:

https://www.theguardian.com/education/2016/oct/23/mindfulness-school-lessons-pupil-stress

Este artículo fue modificado el 24 de octubre de 2016 para describir la Iniciativa Mindfulness como una organización de investigación y políticas públicas, no como una organización de investigación y formación.

[i] https://mindfulnessinschools.org/
[ii] http://www.oxfordmindfulness.org/
[iii] http://www.themindfulnessinitiative.org.uk/

 

Traducción de Hugo M. Villar, revisión de Dokushô Villalba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =