fbpx
Blog sobre Mindfulness y Atención Plena

¿Tu mindfulness beneficia a otros?

Comentarios al artículo de James N Donald, 2019

En el año 2019, James N. Donald, junto con seis coautores, publicó un artículo cuyo título original fue: “Does your mindfulness benefit others? A systematic review and meta-analysis of the link between mindfulness and prosocial behaviour” (“¿Tu mindfulness beneficia a los demás? Una revisión sistemática y un metaanálisis del vínculo entre la atención plena y el comportamiento prosocial”). El artículo, publicado en la prestigiosa revista British Journal of Psychology (Q1 en el Scimago ranking), ha sido ampliamente leído y citado en la comunidad científica.
Como se indica en el título, este artículo se centra en explorar la relación entre la práctica del mindfulness y el comportamiento prosocial; el autor, define el comportamiento prosocial como “comportamiento voluntario con la intención de beneficiar a otros”. Hace también hincapié en dos aspectos de la definición: a) comportamiento, es decir que la motivación por si sola no es suficiente, sino que requiere acción y b) intención, es decir que el hecho de actuar con la intención de beneficiar a otros es suficiente para ser considerado comportamiento prosocial, al margen de si se logra alcanzar el beneficio buscado o no.
Dos aspectos de este artículo son especialmente importantes para la comunidad de creadores, promotores y practicantes del Mindfulness basado en la Tradición Budista (MBTB: a) las distinciones precisas que hace entre el mindfulness moderno y el mindfulness budista, así como b) la presentación de los mecanismos por los cuales la práctica del mindfulness podría impulsar un comportamiento prosocial.
Respecto al primer punto, Donald indican que un reclamo importante que se le hace a los programas de mindfulness moderno es que carecen del componente moral y ético, que ha sido siempre central en el mindfulness budista, por lo que sus beneficios podrían estar restringidos al ámbito individual. Incluso indica que “si este es el caso, el mindfulness moderno podría, paradójicamente, servir para reforzar el sentido de individualismo, en lugar de trascenderlo”. Donald y cols. añaden que las tradiciones budistas han hecho énfasis, durante milenios, en la relación entre la práctica del mindfulness y el comportamiento prosocial.
Respecto al segundo punto, los autores proponen varias formas en las que las prácticas del mindfulness podrían promover un comportamiento prosocial:
En primer lugar, las prácticas de mindfulness incrementan la capacidad de dirigir y sostener la atención, así como de ser consciente de las propias reacciones internas. A este respecto, las personas con estas capacidades tendrían más probabilidad de observar las necesidades de los demás, de hacerse más conscientes de ellas y, por lo tanto, actuar en consecuencia.
También, indican que se ha confirmado que el mindfulness está asociado con una mayor experimentación de emociones positivas, como el amor y la gratitud, reduciéndose las emociones negativas como la cólera, el miedo y la culpa. Se ha demostrado, además, que estas emociones positivas están asociadas con comportamientos de ayuda a otros.
Además, se indica en el artículo que el mindfulness permite regular el efecto de las propias emociones. Por lo tanto, frente a una situación difícil en la que otra persona está sufriendo, es menos probable que el estrés, generado en nosotros mismos por dicha situación, inhiba nuestra capacidad de actuar con compasión.
Otro interesante aspecto, señalado por los autores, es que el mindfulness facilita que el practicante perciba sus pensamientos como “fenómenos mentales”, restándoles importancia o cualidad de “verdad” a los sesgos, prejuicios y supuestos, ya sea sobre la situación o sobre la persona que está sufriendo, reduciéndose la posibilidad de que éstos inhiban su comportamiento de ayuda.
Finalmente, concluyen que mindfulness promueve el comportamiento prosocial al modificar la creencia del practicante respecto a ser una entidad aislada, y reemplazarla con la visión de formar parte de un todo completamente interrelacionado.
Es interesante subrayar, en nuestra opinión, en este valioso artículo, que la práctica del mindfulness, cuando incluye los aspectos éticos y morales de la tradición budista, puede promover el comportamiento prosocial en sus practicantes a través de múltiples mecanismos. Este efecto de la práctica se alinea íntegramente con el propósito y objetivos del método MBTB que se enseña y practica en la Escuela de Atención Plena (EAP) y puede tener implicaciones prácticas. Por ejemplo, una investigación doctoral en curso del autor de este comentario, relaciona la práctica del Zen con el comportamiento sostenible de consumo, el cual ha sido señalado por muchos académicos como indispensable para enfrentar los graves problemas ambientales que el planeta está atravesando. En dicha investigación, el comportamiento prosocial se presenta precisamente como una variable intermedia entre el mindfulness y el comportamiento sostenible de consumo.
Finalmente, este artículo abre las puertas a futuras investigaciones en mindfulness, tanto sobre los efectos resultantes que una práctica completa y sostenida, como la del MBTB, puede producir. Así como sobre el impacto de dicha práctica en otros factores como el comportamiento prosocial, proambiental, de consumo sostenible, la simplicidad voluntaria, y muchas otras áreas de investigación, que pueden ser promovidas desde la comunidad MBTB y la Escuela de Atención Plena.

Escrito por:

Yuri Herrera Burstein

Doctorando en Ciencias Administrativas

Referencias.

Donald, J. N., Sahdra, B. K., Van Zanden, B., Duineveld, J. J., Atkins, P. W. B., Marshall, S. L., & Ciarrochi, J. (2019). Does your mindfulness benefit others? A systematic review and meta-analysis of the link between mindfulness and prosocial behaviour. British Journal of Psychology, 110(1), 101–125. https://doi.org/10.1111/bjop.12338

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × uno =